11.4 C
Paraná

“Aunque me quieran matar y meter presa, nunca voy a ser de ellos” 

Cristina Kirchner destacó que a la deuda externa “la pagamos los kukas y los perucas”.

La vicepresidenta de la Nación, Cristina Kirchner, defendió este jueves la gestión de Néstor Kirchner, a 20 años de su asunción en el gobierno de la Nación y dijo que a partir de su llegada el país “retomó el timón”. Además, volvió a decir que hay que dejar de lado el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Fue un discurso en el que se impusieron los números sobre la economía, un repaso de sus cuatro gestiones y una fuerte crítica a economistas relacionados con Domingo Cavallo y Mauricio Macri.

“Hace exactamente 20 años que llegábamos con él (por Néstor Kirchner) a esta misma plaza en la que, 30 años antes habíamos estado. Ese país que recibió aquel presidente patagónico con apenas 22% de los votos… Él, no lo duden, sigue viviendo en el corazón del pueblo”, afirmó Cristina.

Y agregó que en estos tiempos se habla de un Estado pequeño, que no moleste. “Pero quiero contarles que cuando él llegó, el Estado era así de chiquitito”, aseguró. “Ante tanta confusión armada premeditadamente, quiero que llevemos a cada rincón de la Patria, a cada comercio, a cada escuela esto: el Estado era así de chiquito y la deuda externa era así de grande”, recordó.

Un repaso

CFK repasó enseguida que en aquel momento, YPF y Aerolíneas Argentinas estaban privatizadas. “Y la Anses tampoco existía porque se jubilaban unos pocos. Los recursos de los jubilados habían sido entregados a las AFJP”, afirmó. “Pero, cuando en 2009, recuperamos los fondos de las AFJP el 60% de las jubilaciones eran abonados por el Estado, y las AFJP le pagaban solo a la ‘crema’”, remarcó.

En ese sentido, dejó una de las frases más fuertes: “Eran épocas que jubilarse no era un derecho”.

También destacó que cuando se “recuperó Aerolíneas Argentinas” el Estado le pagaba los salarios y el combustible de todos los aviones a la empresa española que la tenía.

“Si todo estaba de los privados, ¿por qué Argentina debía tanta plata? Por una razón sencilla: porque habían contraído deuda externa, porque la habían privatizado en los ‘80, y porque mantuvieron una falsa dolarización”, criticó. “A la Patria hay que tomarla sin beneficio de inventario”, enfatizó.

Los kukas y los perucas

En otro momento de la tarde, Cristina volvió a criticar a “los discípulos” de Domingo Cavallo (a quien no mencionó). “Cuando hoy vemos y escuchamos a quiénes eran discípulos y colaboradores de ese ministro a nosotros… Porque nosotros, claro, no somos economistas. Es cierto: Kirchner era un simple abogado, como yo. Pero fuimos los ‘kukas’ los que pagamos los plazos fijos. Con el Boden 12″, recordó.

“Anoten, genios de la economía, lo pagamos nosotros, los ‘kukas’, los ‘perucas’”, dijo CFK.

Luego, la vice recordó que Néstor llegó con la deuda “defaulteada más alta de la historia”. Y destacó que el expresidente la renegoció con grandes beneficios para el país. “Es la deuda que fue estatizada en 1982, cuando se iba la dictadura, y la que se contrajo para mantener la falsa dolarización”, explicó.

Y luego, destacó que Néstor Kirchner, junto a Lula, pagó de contado (”taca taca”) la deuda con el FMI. “Es ahí cuando el gobierno, votado por las urnas, retoma el timón de la economía. Y comienza un proceso de reindustrialización, de inclusión, de valor agregado, de tecnología, de repatriación de investigadores… De la construcción de una red social de inclusión para una sociedad que había sido devastada por la desocupación”, repasó.

El pecado de los salarios

“No es pecado pagar buenos salarios. Al contrario, es de buenos cristianos”, aseguró la vice. “En 2015, terminó con los mejores salarios de Latinoamérica, las mejores jubilaciones y con la mayor participación de los trabajadores en el PBI”, afirmó Cristina.

“No es que fueron 12 años fáciles… Algunos dicen que teníamos todo a favor. ¿A favor? A los tres meses de asumir, por otro genio de la economía, casi me pongo el país de sombrero”, rememoró en referencia a Martín Lousteau. “Y a los pocos meses, sobre llovido mojado y se cayó Lehman Brothers”, agregó.

Cristina, además, recordó que durante varios años sufrió también una sequía (durante 2008 y 2009).

“Necesitamos articular algo diferente. No podemos seguir atados a una economía primarizada, atados a los precios internacionales o a que llueva. Necesitamos dar un salto cualitativo, hacer una alianza entre lo público y lo privado, para agregar valor, para incorporar tecnología”, remarcó.

Boludeces

“Cuando uno ve las principales economías, fundamentalmente en Asia, lejos están de esa doctrina que nos quieren imponer de que todo lo resuelve lo privado. Al contrario, son modelos de acumulación acordados entre lo público y lo privado, en las actividades que más retorno provocan…¡Esta es la discusión que están esperando millones de argentinos y no las boludeces que se dicen en los medios de comunicación”, dijo en otra parte de su discurso.

En ese momento, recordó otra plaza: la del 9 de diciembre de 2015. “Cuando nos despedimos… no para siempre”, aseguró, a lo que la gente pidió “una más” en referencia a una nueva candidatura presidencial.

“Recuerdo ese día con mucho amor, mucho agradecimiento… Créanme que, para una militante política de mi generación, después de 3 períodos de gobierno, haber podido decirle a los argentinos que les dejábamos un país mucho mejor del que habíamos recibido fue un orgullo”, referenció.

“Aquel día cuando rendimos cuenta y dijimos que habíamos llegado con la deuda defaulteada más grande de la historia, y nos íbamos con la deuda en moneda dura más baja de las últimas décadas… 8% solamente en dólares”, analizó.

“El nivel de endeudamiento era infinitamente ridículo, dijeron, propio de una economía africana. Pero las familias tampoco estaban endeudadas, porque el salario de los trabajadores eran el más alto de América latina”, destacó.

“Esta era la Argentina que dejamos. ¿Y qué fue lo que recibimos cuando volvimos, en 2019? Nuevamente, endeudada la Argentina en dólares. Fuimos en 2016 y 2017 el país que más deuda en dólares tomó. Cuando no se pudo pagar, pasó lo que pasó. Otra vez, el FMI pero con una adicional. Ya no era los préstamos stand by más o menos normales. No, no… Le dieron para que pudiera ganar las elecciones 57 mil millones de dólares. Inédito, insólito”, afirmó.

Diferencias con el Presidente

“Todos saben las diferencias que he tenido y que tengo, no es necesario explicitarlas porque las dije. Un 20 de diciembre dije que iba a haber crecimiento, cuando terminaba la pandemia. Pero dije que cuidaran los precios, porque sino el crecimiento se lo iban a llevar cuatro vivos. Y pasó que se lo están llevando cuatro vivos”, dijo.

“A pesar de los errores, equivocaciones o diferencias, este gobierno es infinitamente mejor que otro de Mauricio Macri. No tengo dudas”, remarcó.

Luego, se refirió a mejorar la distribución del ingreso. “Muchas veces hay que ponerle carita fea a los que tienen mucho, y no se trata de confrontar. ¿O por qué se creen que me odian, me persiguen y me proscriben? Porque nunca fui de ellos ni lo voy a ser. Hagan lo que hagan, me quieran matar, meter presa… Nunca voy a ser de ellos, yo soy del pueblo y de ahí no me muevo”, casi que gritó.

“También tenemos que saber que es necesario construir organización, profundidad territorial, cuadros que tomen la posta y lleven adelante el programa de gobierno que necesita Argentina”, pidió.

Según CFK, Argentina necesita “tres o cuatro ejes” para llevar adelante un país, y se refirió no solo a los que piensan como ella. “Si los argentinos no logramos que ese programa que el Fondo impone a todos sus deudores sea dejado de lado, y nos permita elaborar un programa propio de crecimiento, va a ser imposible pagarlo, por más que digan lo que digan”, avisó.

Y recordó una frase de Néstor: “Los muertos no pagan las deudas”.

Contra la corte

“Finalmente, quiero decirle que es necesario volver a darle al país un poder judicial que se ha evaporado entre las tramoyas de una camarilla indigna para la historia de la Argentina”, criticó al final Cristina.

“Cuando Néstor llegó al gobierno lo amenazaron con la dolarización el entonces presidente de la Corte”, recordó. “Y créanme que aquella Corte, a la que Néstor le pidió formalmente juicio político, al lado de este mamarracho que tenemos hoy… verdadero mamarracho indigno. Nunca se escucharon ni se dijeron las cosas que se saben y que nos enteramos todos los días”, cargó contra el máximo tribunal de justicia de la Nación.

“Los argentinos se merecen volver a tener una Corte Suprema de Justicia que sea llamada como tal, sin ponerse colorado. Se lo pido a todos los partidos políticos de la Argentina”, pidió.

Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar