10.8 C
Paraná

Las estafas piramidales son moneda corriente en Entre Ríos

El último tiempo registró numerosas estafas piramidales en Entre Ríos. Además de Generación Zoe e Intergold, llegó otra propuesta.

Entre Ríos registró de un tiempo a esta parte una importante cantidad de estafas piramidales millonarias. Además de las reconocidas de Generación Zoe (principalmente en Paraná) e Intergold, existe una nueva variante. En Rosario del Tala y Maciá, cuatro personas denunciaron esta situación en octubre de 2021 y todavía se investiga.

Se trata de una presunta empresa local llamada “Ignacio Inversiones”, en la que estas cuatro personas invirtieron y dijeron haber sufrido engaños. Allí, en teoría, les prometían multiplicar el dinero a través de la inversión en criptomonedas, pero no fue así.

Es por eso que durante este fin de semana se allanó y requisó información que va desde documentos hasta celulares de los investigados. Por lo pronto, avanzarán en las imputaciones correspondientes, tarea que corre por cuenta del fiscal de Tala Federico Uriburu.

Según refleja Diario Uno, los denunciantes realizaban inversiones de entre 300 y 6.600 dólares. El referente de la empresa en Tala generaba un usuario con su correspondiente clave para que cada persona accediera a su supuesta billetera virtual. Allí podían ver las ganancias en Bitcoin, de hecho se prometía un crecimiento del dinero del 20% mensual.

De todos modos, la empresa hacía firmar un convenio a sus usuarios advirtiendo de que no se harían cargo de los riesgos.

Responsables

Luego de la denuncia y ante el avance de la investigación, la Fiscalía talense dio intervención a la División de Delitos Económicos. Con su colaboración detectaron a un hombre de 32 años sin trabajo lícito a quien de repente descubrieron con una vivienda de grandes dimensiones y un vehículo nuevo.

Es el principal acusado por el hecho y ni siquiera está inscripto como contribuyente en el municipio. Tampoco figuran sus presuntos socios, quienes ni siquiera estarían habilitados para funcionar como agentes financieros.

Cuando los clientes reclamaron su dinero con ganancias de regreso, los estafadores conseguían estirar los tiempos con mensajes en grupos de WhatsApp. En Tala, además, alquilaron un local por muy poco tiempo, por eso los allanamientos fueron en domicilios privados. En ellos secuestraron $316.950 y US$3.961 y obtuvieron celulares, documentación y elementos de informática.

La pesquisa pudo vincular a esta empresa con otra ubicada en Mendoza, con mayor despliegue y ya buscada por la justicia. Pero no era su único contacto dentro el país: existe una red.

Preocupación por estafas piramidales y falta de denuncias en Entre Ríos

El fiscal Uriburu dijo que el número de víctimas es indeterminado. Esto se debe a que una buena parte de los damnificados no se decidió por participar en la denuncia.

Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar