15.5 C
Paraná

Moza atacada por un cliente: hay dos detenidos y denuncian que la joven trabajaba en negro

Dos hombres le propinaron un golpe en la cabeza con un vaso mientras los atendía en un bar. Los sujetos fueron imputados.

La moza agredida con un vaso por un cliente en un bar de Mendoza, se animó a relatar cómo se produjo el ataque por el que recibió veinte puntos en la cara y deberá someterse a una cirugía plástica. Por el momento, fueron imputados dos hombres por lo sucedido y desde el sindicato denunciaron que la chica trabajaba sin estar registrada.

Noticia relacionada: Dos clientes golpearon a una moza en un bar: le partieron un vaso en la cabeza (entremediosweb.com)

«El martes a las 21 me dieron el alta del hospital. Tengo más de veinte puntos en la cara, las cejas, el cachete, la cabeza. Mi oreja también está desfigurada y el oído izquierdo me quedó sordo. Tuve mareos y me van a tener que hacer una cirugía plástica«, relató la víctima de 21 años en diálogo con Marcela Navarro por Canal 7.

Por la violenta agresión a la joven ya fueron detenidos dos sospechosos, identificados como José Luis Pericoli, de 35 años, y Carlos Ramón Angulo, de 40. Ambos fueron imputados y acusados de lesiones leves dolosas, un delito que conlleva penas de 1 mes a 1 año de prisión.

«Se ve claro, uno la empuja y el otro le pega con el vaso», señaló uno de los investigadores en base a la pesquisa del caso centrada en las filmaciones del terrible momento.

Momento de la agresión

De los dos hombres, Pericoli es quien está más complicado ya que se lo considera como el autor material del hecho. Según los testigos, fue quien agredió directamente a la joven y le reventó el vaso en la cabeza, por lo que fue acusado de «hurto simple en tentativa y lesiones dolosas».

Por su parte, su acompañante, Angulo fue quien empujó a la víctima, por lo que enfrenta cargos por «lesiones dolosas leves en participación secundaria».

Sin embargo, se trata de calificaciones excarcelables, por lo que este jueves 16 de marzo ambos podrían quedar en libertad luego de que el fiscal reciba los informes de ambos por posibles antecedentes.

¿La víctima trabaja en negro?

La agresión a Agustina no solo derivó en la detención de los dos presuntos involucrados, sino que también expuso las deficientes condiciones laborales que padecen muchos de los trabajadores del sector.

En este sentido, desde la agrupación gremial Unión de Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), seccional Mendoza, repudiaron lo sucedido. Además cuestionaron el manejo de los empleadores de la zona de la capital mendocina, «la Arístides», calle poblada de bares apuntados al público joven.

«En la Arístides con mucha suerte son 5 locales los que respetan las reglas. Nos hemos cansado de inspeccionar«, reveló el representante gremial, Emiliano Tejada, en diálogo con MDZ.

Mediante un comunicado, la agrupación exigió: «Necesitamos la clausura a establecimientos con informalidad, esto nos permitirá a los sindicatos que podamos trabajar con una herramienta que brinde resultado al inspector y al trabajador que demanda sus derechos».

«Apenas nos enteramos del hecho empezamos a averiguar el teléfono de la víctima y nos pusimos en contacto. Ofrecimos asesoría legal gratuita y nuestras obras sociales para que no gastara un peso. Esto es un claro ejemplo de que hay terminar con la informalidad», añadió.

También afirmaron que la joven atacada se encontraba trabajando «en negro» hace tres meses, por lo que, al no estar registrada, no contaba no ninguna obra social para poder afrontar los gastos médicos.

«Este hecho visualiza que el control gubernamental hacia los trabajadores no existe. Acá se tiene que terminar la tolerancia o la naturalización«, reclamó Tejada con respecto a las irregularidades que presentan varios establecimientos del rubro.

Asimismo, detalló que desde el 2018 vienen reclamando por el incumplimiento de lo dispuesto en la Ley Ley 25.212, la cual especifica que «en caso de reincidencia o faltas graves, que sería no tener a los trabajadores en los libros, se podrá clausurar el establecimiento hasta un máximo de 10 días, asegurando a los trabajadores el cobro».

Los detalles de la agresión

«Ya ni en el trabajo una se siente segura», lamentó, llena de bronca, la joven que fue atacada en la madrugada del lunes en el bar Maldito Perro, de Mendoza, lugar donde trabaja de moza.

Según relató ella, alrededor de las 2 de la mañana dos hombres se acercaron al establecimiento y al poco tiempo comenzaron a acosarla, ya que ella que se encontraba atendiéndolos. Desde un primer momento, cuando les ofreció la carta, ellos le pidieron que no les hablara de tragos dulces. «Para dulce ya estás vos», le dijeron.

«Cuando salgamos de acá, nos vamos a tu casa», insistieron los sujetos, quienes estaban ya bastante borrachos. Frente a esta situación, la chica se sintió incómoda, por lo que al momento de llevarle sus pedidos a los clientes le pidió a uno de los bartenders que la acompañara.

La joven le dejó sus bebidas en la mesa, vodka y ron con cola, y acto seguido le preguntó a los hombres si necesitaban algo más. «Ahí me contestaron que me querían a mí», recordó.

«Antes de ser agredida fui acosada y aun así tuve que seguir siendo ‘amable’ porque son mis clientes y siempre tienen la razón, porque de ellos depende mi trabajo y las reseñas en Google. ¿Entonces tengo que seguir aguantando el acoso? ¿Aguantando malas caras? ¿Malos tratos de los clientes hacia todo los que trabajamos como mozos?”, cuestionó la chica a través de Facebook.

Poco después, alrededor de las 2:50, los hombres, quienes se encontraban en la terraza del establecimiento, se dispusieron a irse, momento en el que uno de los compañeros de la chica le consultó si ya habían pagado. Ella dijo que no, ante lo que uno de ellos sacó una tarjeta de crédito para abonar las bebidas.

Agustina le cobró y le devolvió la tarjeta, esperando que ambos siguieran su camino. Sin embargo, los hombres estaban muy ebrios e insistían en seguir tomando y quisieron llevarse unos vasos de vidrio del lugar. Luego de que el barman les advirtiera que ya no podía venderles alcohol, el ambiente se puso tenso.

Desde el bar llamaron a la Policía e intentaron convencer a los incómodos clientes que se retiraran antes de que llegaran los oficiales. Sin importarles que se acercaran las autoridades, los sujetos se negaron a irse y desataron un enfrentamiento con el encargado del lugar.

Según relató la joven, los agresores se pusieron mucho más agresivos y uno de ellos comenzó a pegarle al encargado. La chica intentó defenderlo y, como consecuencia, el hombre le reventó un vaso de vidrio en la cabeza, provocando que esta cayera al suelo completamente aturdida.

Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar