9.8 C
Paraná

Un hombre asesinó a su hijo de 8 años a puñaladas y luego se quitó la vida

El hombre había incumplido una orden de restricción contra su expareja dos días antes. Sucedió en Chivilcoy, provincia de Buenos Aires.

Un hombre asesinó a puñaladas a su hijo de 8 años y luego se quitó la vida, en un hecho que conmocionó a Chivilcoy, en la provincia de Buenos Aires. El agresor, identificado como Roberto Javier Quiroz, de 42 años, se dirigió a una vivienda cercana a avisar lo que había sucedido y luego se ahorcó.

Así lo encontró el personal de Policía que se acercó al lugar el domingo por la tarde, cuando se registró el hecho, tras un llamado al 911 del vecino que había sido alertado.

El autor del hecho se encontraba compartiendo el fin de semana con su hijo, Itan Quiroz, dos días después de desobedecer una restricción perimetral que le impuso la Justicia para que no se acerque a la madre del chico y ser detenido por ese episodio.

“Había medidas cautelares entre Quiroz y la mamá del niño, que había pedido el sábado ir a ver al padre. La tía materna lo lleva y el domingo almorzaron en la casa del abuelo paterno”, precisó el secretario de Seguridad chivilcoyano, Arturo Pertosa.

En declaraciones reproducidas por La Razón de Chivilcoy, el funcionario añadió que luego Quiroz se dirigió junto al niño a un descampado en calle 9 y 102, un lugar al que describió como “inhóspito” y con “muchas plantas”, y allí “tomó la decisión de matar a su hijo, con tres puñaladas”.

“El perímetro lo tenía con la madre, con el menor. Judicialmente no había ninguna restricción para que se acerque a su propio hijo. De hecho, la familia de la madre accede a que esté con el papá”, aclaró Pertosa.

El secretario de Seguridad local indicó también que después de cometer el homicidio, el agresor entró “en shock” e intentó incendiar la moto con la que llegaron al sitio del crimen.

“El cuerpo de Quiroz tenía quemaduras de consideración. Entiendo que, al no haber logrado su cometido, termina ahorcándose, atando una soga a un árbol. Entiendo que el proceder ya estaba premeditado, por eso tenía una soga. Es muy difícil saber qué le pasaba por la cabeza en ese momento”, agregó Pertosa, quien afirmó, según diario Clarín, que no había rastros de terceras personas en el lugar.


Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar