13.1 C
Paraná

Un hombre fue denunciado por abusar de sus sobrinas

La denunciante es la madre de las víctimas. Además, informó que el juicio "se suspendió".

Rosa, de Bajada Grande, relató que la denuncia fue realizada por ella hace tres años. “De mis cuatro hijos, tres de ellos fueron abusados”, indicó. Mencionó en el mismo sentido: “El abusador es mi hermano (H.F.B), o sea, sus propias sobrinas”.

Manifestó que la preocupación mayor para ella y sus hijos, es que esta persona que está acusada “pocas cuadras de mi casa”.

Contó que el juicio “estaba programado para esta semana, pero se suspendió. No hay fecha nueva, aún”.

La mujer pide “que la justicia tome medidas, que lo deje con prisión domiciliaria, que se vaya de Bajada Grande o que directamente lo encierren en el penal”.

Uno de sus hijos “cuando lo ve en el colectivo, cuando va a la escuela, se baja porque no quiere verlo. Se siente mal”, contó.

El sujeto habría abusado de sus sobrinas

“Yo salía a trabajar, incluso a veces de noche, porque cuidaba a una señora mayor. Mis chicos estaban al cuidado de él. El padre de los chicos me llamó un día y me dijo que el motivo que mis hijas no quisieran estar en mi casa era porque mi hermano abusaba de ellas”, Expresó la mujer. Agregó que en ese entonces interrogó a sus dos hijos varones, uno de los cuáles le confesó “que era cierto, que su tío lo tocaba”.

Confió que la situación “se desbordaba” ya que una de sus hijas, que estaba con el padre “me pedía perdón llorando, se sentía culpable como les pasa a muchas víctimas, y la otra pedía por mí, por su mamá”.

Yo me puse una mochila muy grande en mis hombros, denuncié a mi hermano de sangre. Les creí a mis hijos. Ellos sufren hasta el día de hoy las consecuencias de todo eso. Yo me puse hasta por encima de mi madre, que no nos cree. Hace tres años vengo esperando un juicio que ahora se suspendió. Pido que lo encierren, porque parece que somos nosotros los condenados. Mis chicos no pueden andar en la calle, por miedo de cruzárselo”, contó la mujer. De la misma manera agregó: “Siempre trabajé duro por ellos, para darles un techo, que ahora no pueden aprovechar por culpa de mi hermano. Es duro que ellos se vayan de tu casa porque no pueden manejar el dolor”.

Su hermano se desempeñaba como changarín.

Al hablar de los abusos confió que ella “no se daba cuenta” de signos que la podían alertar, como el que “una de mis hijas se envolvía entre las frazadas cuando dormía, entre ellas se esperaban para ir a bañarse, porque no querían estar solas. Yo no me daba cuenta, pensaba que se comportaban así porque estaban creciendo”.

Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar