30.3 C
Paraná

Un importante gremio logró un bono extra de 240 mil pesos

El pago especial no remunerativo corresponderá a 150 horas del salario de los empleados.

El gremio de mecánicos SMATA,  consiguió un bono no remunerativo para sus trabajadores a pagar en febrero como compensación de la pérdida salarial frente a la inflación. 

El pago especial no remunerativo corresponderá a 150 horas del salario de los empleados. Así lo acordaron el jueves los dirigentes gremiales con las automotrices asociadas a ADEFA. 

Para tener una idea, para un trabajador de categoría 3 (intermedia), con un sueldo neto de unos $370.000, este adicional representará unos $240.000. Este desembolso será “por única vez” y no sufrirá retenciones impositivas.  Para los salarios iniciales, la bonificación parte de $150.000.

El dato a tener en cuenta es que el SMATA tiene, desde hace años, un acuerdo con las empresas del sector de ajuste trimestral de los salarios en base a la inflación pasada. 

En 2022 significó un incremento de los salarios de 95,11% contra el 94,8% de suba del costo de vida que informó el Indec. 

Sin conflictos

Pese a haber mantenido el poder adquisitivo de los salarios, el gremio argumentó ante ADEFA que hay un retraso porque el cálculo se hace sobre inflación vencida, que reciben tres meses después, y que por ese motivo se necesitaba esta compensación. 

Las empresas accedieron al pedido del gremio porque quieren evitar cualquier conflicto que pare la producción, algo que vienen logrando desde hace años. 

Hoy las terminales están muy presionadas para cumplir con los planes de exportación que son los que les generan dólares genuinos que necesitan para seguir importando piezas y 0KM en un contexto de fuertes restricciones para ingresar productos desde el exterior por las trabas dispuestas por el Gobierno nacional ante la escasez de divisas. 

Esto hace que las automotrices estén centradas en abastecer al mercado externo y tengan planes de aumentar la producción, mientras el mercado interno tiene problemas de abastecimientos y sobreprecios que hace inaccesible para muchos argentinos la compra de un auto. 

Bajo este escenario, las fábricas tuvieron que ceder para no sumar un problema a la trabas para importar insumos y el tema ahora se traslada a los autopartistas. Se está negociando también el pago de un bono, pero, en este caso, sería de 75 horas y no de 150. Muchas empresas no están en condiciones de afrontar ese costo, pero se cree que se llegará a buen puerto. 

Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar