18.1 C
Paraná

Una joven denunció una extorsión sexual tras la Fiesta de Disfraces

La víctima dijo que un conocido la filmó y ahora amenaza con difundir las imágenes.

Una joven denunció una extorsión sexual tras la Fiesta de Disfraces de Paraná realizada el pasado fin de semana. Zoe, la víctima, asegura haber visto además un video con pornografía infantil en el teléfono celular del acusado.

Los hechos sucedieron en ocasión de la tradicional fiesta  a la que había asistido Zoe con un grupo de amigos. Pararon en la casa de otra joven, donde coincidió con el acusado, al que ella no conocía.

“Habíamos pasado una noche súper linda. Volvimos a la casa y nos empezamos a bañar. Este chico se había bañado antes. Yo esperé a que se calentara el termotanque y fui. Cuando voy a agarrar la toalla veo un celular al que solo se le veía la cámara y estaba adentro de una riñonera”, relató la joven.

Y continuó: “Salí y le dije: ‘mirá, soy desconfiada. El celular estaba en el baño y lo quiero revisar. Me estaba apuntando mucho y me da cosa’. De una, él me dijo ‘sí, tomá’. Ahí ya me pareció más raro todavía”.

Pornografía infantil

Zoe contó que anteriormente, tras haberse quedado sin batería en su teléfono, “le pedí prestado el suyo para mandarle un mensaje a mi mamá y decirle que estaba bien”. Sin embargo, detalló que “después, cuando agarré el teléfono en el baño, él ya había cambiado el patrón de seguridad y no pude entrar”.

“Cuando me dio el teléfono, hice de cuenta que estaba escuchando un audio de mi mamá y me puse a revisar todo. Abrí las pestañas que se habían cerrado recientemente y aparecía una aplicación con una especie de cronómetro y una camarita”, narró Zoe.

Y siguió: “La aplicación tenía una galería. Entré y vi el video donde él acomoda el celular en el baño para grabarme. Lo pasé rápido y vi el otro video donde yo le pedía el celular. Es decir que ahí la cámara seguía prendida”.

Entró en pánico

Sin embargo, la joven entró en pánico con lo que dijo haber visto después en el teléfono del acusado. “Era un video muy fuerte de una nena. Ahí cerré, hice de cuenta que no vi nada y le devolví el celular”.

Zoe precisó que “al parecer, este chico se dio cuenta que yo había visto el video”. Y continuó con el relato: “Ahí le dije a mi novio lo que pasó y junto con los otros chicos lo echaron de la casa. El celular quedó ahí cargando, lo agarré y lo restauré de fábrica. Luego se lo devolvieron”.

“Llegué a mi casa Buenos Aires, fui a hacer la denuncia en la Comisaría de la Mujer y mientras estaba ahí recibí un mensaje de una chica que había estado en la casa el fin de semana. Me decía ‘Zoe, este chico está pidiendo que le hables o dice que va a subir el video’”.

La víctima, que ya le había realizado un escrache al atacante a través de las redes sociales, ingresó a Instagram y tenía un mensaje de una cuenta nueva: el acusado la había creado especialmente para amenazarla con difundir el video que había sido grabado en el baño de aquella casa en Paraná.

Amenazas

“Estoy re jugado con todo lo que subiste”, le dijo el hombre en alusión al escrache. Y siguió: “¿Pensaste que soy gil? Mandame una foto tuya desnuda tirándome un beso y no subo nada. Ese es el trato. Si no, subo el video y que te vea toda zona Sur. ¿Eso querés? ¿Trato o no?”.

“Un montón de gente me avisó que él subió capturas del video a WhatsApp, pero tapándome con un emoji”, indicó Zoe. Y concluyó: “Tengo la información de que la Policía fue a la casa, pero no lo encontraron”. Fuente: TN

Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar