18.3 C
Paraná

Una relación oculta que le suma misterio al homicidio de Cabeza

Una relación oculta le suma misterio al homicidio de Silvio Marcelo Cabeza. Casi ninguna persona de su entorno personal, familiar o laboral dijo ante la Policía tener conocimiento de que la víctima del horrendo crimen conociera a quienes están sospechados de haberlo matado. Sin embargo, las imágenes reveladoras publicadas el lunes 25 de enero en las playas de Villa Urquiza en el perfil de Instagram del chofer de Salud son evidencia de cierta cercanía. De hecho, uno de los supuestos homicidas aparece en la foto con la gorra que usaba Cabeza.

También los testimonios recogidos en la zona del barrio Anacleto Medina dan cuenta de la presencia del auto de la víctima varias veces en la casa de Rodríguez y calles cercanas, horas antes del suceso que terminó con su vida. 

Estos testimonios hicieron pensar a los investigadores en la posibilidad de que Cabeza haya ido por voluntad propia a la casa de  Matías Gabriel Ramón Rodríguez, de 20 años y que no fuera llevado por la fuerza.

Tanto Rodríguez como Alan Joel Chino Ávalos se negaron a declarar frente a la fiscal Melisa Saint Paul, por lo que hasta el momento no hay testimonios directos en la causa que reconozcan la relación o el conocimiento previo.

En la audiencia de este sábado frente al juez de garantías Mauricio Mayer, ambos imputados dijeron ser ayudantes de albañil, trabajar bajo las órdenes del mismo patrón y no tener problemas de adicciones, a excepción de Rodríguez que se reconoció alcohólico. “Ahogo los problemas en alcohol”, definió aunque sostuvo que nunca fue tratado por esa enfermedad.

Discusión por dinero

Mientras se avanza en las pericias forenses, balísticas y psicológicas, los investigadores buscan saber qué pasó realmente la noche del horrendo crimen en la vivienda de calle Gianelli de barrio Anacleto Medina. Las primeras hipótesis se inclinan hacia una posible discusión por dinero que, producto del alcohol y alguna otra sustancia, derivó en una pelea y luego en el homicidio. En el mismo marco, creen que, una vez consumado el asesinato, los homicidas pudieron haber pensado en ocultar el hecho. Por eso, le cortaron las manos al cuerpo y lo quemaron dentro del auto en un lugar alejado de la vivienda para evitar la identificación del cadáver.

Según planteó el querellante particular Marcos Rodríguez Allende en la audiencia, también quieren determinar la posible presencia de otras personas en el lugar y qué participación tuvieron.

El representante legal de los hermanos de Cabeza dejó sentados varios interrogantes. Cómo se compró el combustible, cómo se quemó el auto y qué pasó después.

Finalmente, el elemento más buscado por la Policía es el arma homicida, la que aun no ha sido hallada.

https://www.entremediosweb.com/v2/la-fiscalia-reconstruyo-como-ocurrio-el-crimen-de-marcelo-cabeza/
https://www.entremediosweb.com/v2/un-testigo-habria-aportado-datos-relevantes-en-el-crimen-de-cabeza/
Más leídas
En esta misma categoría
Nuestras redes
Relacionadas
Te puede interesar